Red lips.

189490498_8d0f337913_o (1)

 

Ayer te besé en los labios.
Te besé en los labios. Densos,
rojos. Fue un beso tan corto,
que duró más que un relámpago,
que un milagro, más. El tiempo
después de dártelo
no lo quise para nada ya,
para nada
lo había querido antes.
Se empezó, se acabó en él.

 

Figures in a landscape (detail), Roy Lichtenstein, 1977

Ayer te besé en los labios (La voz a ti debida), Pedro Salinas, 1933

 

Things.

the-infinite-recognition-1963(1).jpg!Blog

Las cosas no son todas tan comprensibles ni tan fáciles de expresar como generalmente se nos quisiera hacer creer. La mayor parte de los acontecimientos son inexpresables; suceden dentro de un recinto que nunca escuchó palabra alguna. Y más inexpresables que cualquier otra cosa son las obras de arte: seres llenos de misterio, cuya vida, junto a la nuestra que pasa y muere, perdura.


La Reconnaissance infinie, René Magritte,1963

-Extracto de Cartas a un joven poeta, Rainer Maria Rilke, 1929