L’uomo.

 

“Soy un hombre libre… y necesito mi libertad. Necesito estar solo. Necesito meditar sobre mi vergüenza y mi desesperación en soledad; necesito el sol y los adoquines de las calles sin compañía, sin conversación, cara a cara conmigo mismo, con la compañía exclusiva de la música de mi corazón. ¿Qué queréis de mí? Cuando tengo algo que decir, lo publico. Cuando tengo algo que dar, lo doy. ¡Vuestra inquisitiva curiosidad me revuelve el estómago! ¡Vuestros cumplidos me humillan! ¡Vuestro té me envenena! No debo nada a nadie. Solo sería responsable ante Dios… ¡si existiera!”.

 

 

 

-“Retrato de André Malraux”, Gisele Freund, 1935

-Extracto de “Trópico de Cáncer”, Henry Miller, 1934

 

Tú te consideras un espíritu libre, un ser salvaje, y te asusta la idea de que alguien pueda meterte en una jaula.  Bueno nena, ya estás en una jaula, tú misma la has construido. Y en ella seguirás, vayas donde vayas, porque no importa dónde huyas; siempre acabarás tropezando contigo misma.

 

 

-“Selfportrait”, Lisa Scheynius

-Extracto de “Breakfast at Tiffany´s”, Truman Capote, 1958

Kiss me.

 

 

Con sólo un beso, el primer beso con una persona, se pueden saber muchas cosas. Puedes conocer el futuro, el pasado, si lloverá la próxima semana, si España ganará el mundial o los números premiados del próximo Euromillón. El primer beso tiene ese algo especial, entre nervios, emoción y curiosidad que no se puede encontrar con ninguna otra experiencia vital.

Uno puede tener un primer polvo desastroso y esperar a que el tiempo, la confianza y esas cosas arreglen el estropicio. Pero un beso… si el primer beso no funciona sal corriendo. Si con el primer beso no quieres agarrarle el culo, cogerle la cara, hacerle el amor ahí mismo… huye, deja todo y lárgate sin echar la vista atrás, como uno de esos héroes de acción de las películas que camina hacia la cámara sin mirar, inmutable, cómo explota todo a su alrededor.

 

 

 

 

-“Lee Miller and friend”, Man Ray, 1930

-Extracto de “2many Bloggers”, 2014

La musique.

“Siempre me ha gustado la música, y de él puedo afirmar que era un instrumento incomparable, afinadísimo y con una gama de tonos más amplia que la de ningún otro instrumento musical,

Era la quintaesencia de todos los sentimientos y estado anímicos.”

-Extracto de “Diario de un seductor”, Søren Kierkegaard, 1903

-“Charlotte Moorman and Nam June Paik Performing 26’1.499″ for a String Player”, Peter Moore, 1965

Die Liebhaber.

 

Image

 

Las grandes amantes no fueron siempre las que mejor supieron moverse en la cama o las más expertas en el arte de amar, sino, en muchas ocasiones, las que supieron saltar más ventajosamente de cama en cama.

 

 

 

-Extracto de “Los Poderes de Venus”, Alicia Misrahi, 2006

-Kristen McMenamy and Nadja Auermann by Richard Avedon for Versace SS 1995