Samedi Surréaliste.

aa

Pero el aire era como un vacío aspirante en el cual ese busto de mujer venía en el temblor general, en las sacudidas de ese mundo vítreo, que giraba en añicos de frentes, y sacudía su vegetación de columnas, sus nidadas de huevos, sus nudos en espiras, sus montañas mentales, sus frontones estupefactos. Y, en los frontones de las columnas, soles habían quedado aprisionados al azar, soles sostenidos por chorros de aire como si fueran huevos, y mi frente separaba esas columnas, y el aire en copos y los espejos de soles y las espiras nacientes, hacia la línea preciosa de los seno, y el hueco del ombligo, y el vientre que faltaba.

 

Genia Rubin Lisa Fonssagrives Gown : Alix (Madame Grès), Christian P. Schmieder, 1937.

Texto surrealistaAntonin Artaud, La Révolution Surréaliste, Nº 2, 1925

A message from art.

 

soulages

¿Sabes? Vivimos tiempos en los que los mensajes del arte parecen no importarle ya a nadie. Nos han hecho creer que lo único que interesa de éste es su aspecto formal, estético, los pigmentos o las técnicas empleadas, e incluso la biografía o las circunstancias personales del artista. Todo antes que preguntarnos la razón exacta que llevó a la ejecución de una obra como ésta. Desde esa visión materialista del arte, prestar atención al mensaje equivale en adentrarse en lo especulativo, en lo inmaterial. Pero eso no es así. En realidad es centrarse en el lado espiritual de la pintura, en su quintaesencia. Sin embargo, para acceder a ella hay que contemplarla con la mirada humilde. A fin de cuentas, lo milagroso sólo resulta plenamente accesible a las mentes sencillas. Los que se empecinan en llenar su cabeza de datos y verdades grandilocuentes olvidan lo fundamental: que este arte funciona sólo cuando maravilla.

Peinture 102 x 165 cm, 17 juillet 2013, Pierre Soulages, 2013

-Extracto de El maestro del Prado, Javier Sierra, 2013

Red lips.

189490498_8d0f337913_o (1)

 

Ayer te besé en los labios.
Te besé en los labios. Densos,
rojos. Fue un beso tan corto,
que duró más que un relámpago,
que un milagro, más. El tiempo
después de dártelo
no lo quise para nada ya,
para nada
lo había querido antes.
Se empezó, se acabó en él.

 

Figures in a landscape (detail), Roy Lichtenstein, 1977

Ayer te besé en los labios (La voz a ti debida), Pedro Salinas, 1933

 

Things.

the-infinite-recognition-1963(1).jpg!Blog

Las cosas no son todas tan comprensibles ni tan fáciles de expresar como generalmente se nos quisiera hacer creer. La mayor parte de los acontecimientos son inexpresables; suceden dentro de un recinto que nunca escuchó palabra alguna. Y más inexpresables que cualquier otra cosa son las obras de arte: seres llenos de misterio, cuya vida, junto a la nuestra que pasa y muere, perdura.


La Reconnaissance infinie, René Magritte,1963

-Extracto de Cartas a un joven poeta, Rainer Maria Rilke, 1929